miércoles, 4 de agosto de 2010

Soldados de Cristo: Decisión y perseverancia

Los Soldados de Cristo no consiguen la fe con la reflexión sino con la acción. La experiencia les muestra quién es Dios, que espera de ellos en la tierra y cuál es su rol en la historia humana.

Son probados a través del dolor, la cruz y la obediencia. Se exponen al mundo mostrándose auténticos tal cual son, llevando la Palabra allí donde se les encomienda. Se sobreponen a la experiencia de sus límites humanos y a la desolación del camino árido del desierto por amor a sus hermanos los hombres.

Los Santos Padres les guían en sus batallas y les recuerdan que sólo avanzando en el camino de Cristo llegarán al sendero de su propio destino.
Cualquiera sea el peso de las cadenas que les atan a la tierra, por la Gracia de Cristo adquieren la fuerza para romperlas, subir más alto en el sendero de la montaña e ir más lejos para llegar allí donde los hombres comunes no llegan jamás.

Luchan constantemente contra aquel que se opone a nuestro Señor Jesucristo viviendo el Evangelio en sus vidas cotidianas, trabajando en la Obra con sus propias manos y olvidando la pereza al recordar que es limitado el tiempo que tienen en esta tierra.

No lloran por el dolor ni suplican piedad al trabajar en la restauración del Reino de nuestro Señor sabiendo que cualquier retraso puede perder un alma para la causa de Dios.

Atravesando la jornada de la vida perseveran en la decisión y olvidan el pasado que dejan atrás para llegar a la Tierra Prometida, allí, donde mora su Señor.

Como peregrinos en tierras extrañas, van por el mundo mirándolo a través de los ojos inmortales de Cristo.

No hay comentarios: