viernes, 27 de agosto de 2010

Teología: La existencia de Dios


Foto: la existencia de una realidad no puede ser negada por el sólo hecho de no poder probarla físicamente.


La existencia de Dios

La existencia de una realidad no puede ser negada por el sólo hecho de no poder probarla físicamente.

Si alguien le pidiera que demostrara la realidad de la existencia de su pensamiento ¿cómo lo haría?

El no poder probar algo no quiere decir que no exista... Creer en algo que no puede probarse... ¿no se parece a la Fe?

Pero al contrario de lo que el común de la gente cree... se puede probar la existencia de Dios por medios intelectuales. La búsqueda de Dios se basa en un corazón honesto que busca la verdad.

Al conocimiento de la existencia de Dios se llega por distintos caminos de acuerdo a las capacidades y potencialidades propias de cada individuo.

Es indudable que ese conocimiento es parte de la Revelación salvifica de Dios y se hace evidente a cada individuo por medio de la acción del Espíritu Santo.

El Espíritu interviene en la salvación individual a través de la Gracia, que abre los ojos del conocimiento inteligente humano para que a través del salto intelectual de la Fe, el hombre encuentre la evidencia de la existencia de su Creador.

Para profundizar estos temas, le recomiendo la lectura de estos artículos previos:
  • Vea en la Sección Teología los artículos "Naturaleza de la Revelación Cristiana", "La revelación fuera del cristianismo" y "La revelación en Jesucristo"
  • Vea en la Sección Metafísica los artículos "Causa", "Escencia, Sustancia, Accidente, Naturaleza" y ""Analisis de la Causa Eficiente"
  • Vea en la Sección Tomismo los artículos "La Teología según Tomás", "El mal de la inteligencia" y "El bien en el pensamiento tomista"
A partir de la revelación de la existencia de Dios, el hombre se transforma en un inspirado que recibe esa revelación y para el cual la existencia de Dios ya no es un interrogante, sino un punto de partida, un camino que comienza a ser recorrido.

Eso es la Teología. El inicio del camino del conocimiento del Creador. La Teología es una ciencia que se empieza a estudiar, pero de la cual nunca nadie puede decir que agota el conocimiento de Dios. Un teólogo nunca termina de aprender, como tampoco nunca deja de estudiar. Cada paso es un acercamiento al gran misterio de Dios, un eslabón que disminuye la formidable distancia entre Dios y el hombre.

La revelación al pueblo de Israel es en primerísimo término, la afirmación rotunda de la existencia de Dios y del contraste que significa diferenciar esa realidad de todo lo que no es ella.

En este acercamiento del Creador a sus hijos, subyace la idea de que nada puede existir que no sea obra del Creador. Sin importar lo que fuere, toda realidad, toda cosa depende absolutamente de Dios. Aquí hablamos de "cosa" desde el punto de vista metafísico, incluyendo todo lo creado.

Tanto la naturaleza como el hombre, el universo, el tiempo pre y post BigBang y aún las realidades desconocidas de universos paralelos y dimensiones por descubrir, son dominadas por la omnipotencia de su acción en un término absoluto.

He aquí el abismo entre aquel que llamamos Dios y el resto... la Creación... que depende totalmente del Padre. Este concepto revelado a Israel escapa a la simpe imaginación del pobre pensamiento humano porque no sólo revela que Dios Existe.

Dios existe, pero existe de una manera especial. Existe desde siempre porque nunca tuvo una no-existencia. Es un eterno ahora al que nada le precede. Nada le condiciona porque es el Creador de todo lo que vemos e imaginamos. Todo lo que no es El mismo, existe y perdura sólo por su poder, su voluntad, por la intención deliberada de Dios.

Del mismo modo, todo dejaría de existir cayendo nuevamente al no-ser si no fuera porque Dios mismo desea la existencia de las cosas creadas. Tal poder que suena aterradoramente implacable, absoluto y definitivo sólo desnuda la incapacidad humana de imaginar tal realidad si no existiera la Revelación del Padre al pueblo de Israel.

Dios no cesa de revelarse, al decir de Pablo... ¿y cómo negar que Dios se revela constantemente?... en cada cigoto, en la realidad de la física cuántica, en el reloj de la naturaleza que despierta en la primavera, en cada latido del corazón, en cada amanecer...

Dios es auténtico Dios cuando mantiene por propia voluntad la realidad de su creación, mostrando su misericordiosa bondad... porque la realidad es que Dios no necesita del hombre ni de la creación, pero en su amor de caridad comparte con el hombre la realidad de la creación... El hombre sí necesita de Dios porque sin Él...  sería la nada. "Los cielos proclaman la gloria de Dios, el firmamento narra la obra de sus manos" (Salmo 18).

No hay comentarios: