martes, 20 de julio de 2010

Los escritos inspirados


Foto: La inspiracion del Espíritu trae luz a la vida del hombre

Los escritos inspirados:

Las religiones judía y cristiana cuentan con unos liros que se dice han sido inspirados por Dios, a los que se les llama "Sagrada Escritura" o "Libros Sagrados". El término inspirado quiere decir que estos libros fueron compuestos bajo la dirección del Espíritu Santo.

La tradición judía recibió y guardó cierto número de obras reuniéndolas en una colección compuesta de tres partes: Ley, Profetas y Otros Escritos. Estos contienen la palabra misma de Dios. Cuando la Iglesia naciente se separó de la sinagoga, utilizó estas mismas escrituras, reconociendo con fe su inspiración divina. Jesús apoyó en ellas su propia palabra. Fueron agregados los escritos apostólicos y podemos ver en la segunda carta de Pedro (2Pe 3,16) que se sitúa a las cartas de Pablo en una relación de igualdad con las demás escrituras.

Los padres de la Iglesia reconocieron este carácter inspirado de las Antiguas y Nuevas Escrituras, afirmando que Dios es su autor verdadero. Esta fe sobrevivió a todas las herejías y se hizo presente en todos los concilios.

Lutero, Calvino, los Protestantes y las sectas posteriores se separaron de la Iglesia Católica al magnificar la escritura llegando a postularla como lugar único de la Palabra de Dios (véase el artículo "La transimisión de la fe" en la sección Teología).

Estas tres características tan particulares de interpretación pueden verse en las sectas:

  • La magnificación de la escritura ignorando cualquier otro tipo de inspiración la palabra viva de la tradición, el instinto de fe de la revelación personal, el sentido común de la razón intelectual humana, la revelación del orden natural a través de las ciencias y la revelación histórica en todas sus formas.
  • La libre interpretación de la biblia, que facilita la argumentación especulativa que permite extraer conceptos en algunos casos contradictorios porque se pierde de vista la armonía general de la interpretación bíblica y de la revelación en general. Cada autor puede argumentar sus ideas de la manera que le plazca y de acuerdo a su conveniencia elegir los pasajes que se ajusten mejor a su concepción salvífica.
  • La extracción individual de versículos que sacados del contexto general del escrito que los incluye, pueden interpretarse de cualquier modo. Esto equivale a tomar frases separadas y unirlas entre sí con un hilo argumental que se aleja del concepto expresado en el contexto del escrito.

Las grandes crisis del cristianismo, que aún persisten en la humanidad, han comenzado y se perpetúan con alguno de estos conflictos:
  • La pretensión de reducir la categoría de los texos sagrados a escritos puramente humanos.
  • Las filosofías que instauran la negación de toda trascendencia
  • La libre interpretación bíblica
  • La argumentación basada en la extracción individual de versículos.

No hay comentarios: