domingo, 30 de mayo de 2010

Evangelio de Marcos

Foto: Marcos


Evangelio de Marcos

Marcos fue de nacionalidad judía y acompañó a Pablo en su predicación. La relación entre Marcos y Pablo parece no haber sido sencilla y se cree que hubieron roces entre ellos.
A pesar de todo, durante la primer cárcel romana de Pablo, Marcos permanece con él.

Después acompaña a Pedro durante muchos años, transformándose en su repetidor e intérprete.

A la muerte de los Apóstoles, funda la Iglesia de Alejandría de Egipto. Se cree que la gobernó como Obispo hasta su martirio.

Marcos escribió su Evangelio en Roma. Es un escrito calificado por los investigadores como vivo y visual, la personalidad de Pedro aparece como al trasluz, en donde se pueden apreciar sus faltas y debilidades; hay una explicación de las costumbres judías, traducciones de palabras arameas, latinización de palabras griegas, ilustraciones topográficas palestinas.

 Foto: Roma en Tiempos de Cristo
(Fotografía propiedad y gentileza de Sociedades Bíblicas Unidas)

En este Evangelio se pasan por alto las costumbres y los lugares romanos porque son conocidos por la gentilidad. El documento está dirigido a los cristianos gentiles y especialmente a los latinos.

En este evangelio se relata un episodio curioso que no está en los otros evangelios y que los especialistas osaben muy bien a qué apunta el autor al referirlo: cuando Cristo es llevado preso por el huerto de los Olivos, un joven lo sigue, un soldado lo atrapa y él deja caer la sábana para liberarse y huir desnudo.

Algunos críticos dicen que es una especie de firma del autor, que Marcos se refiere a él mismo, del mismo modo que los pintores del renacimiento se pintaban a sí mismos en los cuadros, Marcos se habría retratado en la escena.

Según el testimonio de Papías, Marcos no conoció a Cristo,pero quizá se refería al punto de vista del discipulado, no a un conocimiento fugaz como el que se relata en en escrito.

Qué significa este relato y por qué está puesto allí, es algo que nadie lo sabe y al parecer no lo sabremos nunca en esta vida.

No hay comentarios: