sábado, 5 de septiembre de 2009

Tomismo: La Teología según Tomás

.
La Teología según Tomás

Santo Tomás afirma que la Providencia Divina permite que los dones superiores desciendan desde los más alto hasta lo más bajo de un modo escalonado, a través de grados intermedios tanto en los seres espirituales como en los corporales.

De esta manera, la Sabiduría Divina riega la mente de los maestros y fluye hasta los oyentes. Esta ciencia tiene su origen en la Sabiduría Divina.

En cuanto a su contenido, es altamente complejo, y su dominio requiere paciencia, dedicación, reflexión profunda y preparación espiritual. Algunos de sus principios pueden ser conocidos por todos los hombres a través de la razón natural, otros requieren destreza en razonamientos intelectuales y finalmente otros sobrepasan a las posibilidades de la razón humana. Estos últimos conocimientos, sólo pueden alcanzarse por la Fe.

A patir del conocimiento de los entes, el ser humano puede ir ascendiendo de ente en ente, de causa en causa, hasta llegar a la Causa Primera. De esta manera el hombre puede tener un conocimiento parcial de Dios al analizarlo desde un punto de vista basado en el mundo material. Este conocimiento se basa en la percepción del mundo que el hombre obtiene a través de los sentidos, estudiando la naturaleza y analizando las reglas que le mueven.

Esta forma de ver y conocer a Dios es imperfecto porque al estudiarlo desde nuestro mundo material no vemos su verdadera naturaleza como deidad. También afirma el santo que la forma en la cual el intelecto se instruye acerca de las cosas, es decir a partir de la observación objetiva de un objeto y la incorporación de ese conocimiento en su interioridad, hace que justamente la visión en perspectiva de las cosas se impregne de su propia interioridad, con lo cual se impide al mismo tiempo un análisis objetivo de las cosas y una visión imparcial de las naturalezas que dan origen a los conocimientos.

Por todos estos motivos, la razón del hombre se ve imposibilitada de llegar al conocimiento perfecto de Dios y es así que necesita de la ayuda Divina para comprender la realidad del Padre. Esa ayuda llega al hombre a través de la Revelación, en la cual Dios mismo le instruye al hombre acerca de su propia naturaleza.

El hombre tiene la particularidad de tener un intelecto que es alimentado a partir del mundo material en el que vive. Ese es el motivo por el cual no puede evitar la contaminación de su pensamiento con vicios morales o prejuicios intelectuales.

Así es que Dios ha preparado al hombre para que a través de esos dos medios pueda conocerle: razón intelectual alimentada por conocimiento natural y conocimiento sobrenatural alimentado por la Fe.

No hay comentarios: