sábado, 19 de septiembre de 2009

Metafísica: Escencia, Sustancia, Accidente y Naturaleza

Foto: Los universales son percibidos por la inteligencia como escencias en los individuos



Escencia, Sustancia, Accidente y Naturaleza

Cuando las causas actúan para crear el ser en algo se producen dos tipos de resultados de la acción de crear. Se puede decir que hay un resultado principal y hay resultados secundarios.

Cuando Fidias esculpe, se preocupa principalmente por crear la estatua. Pero de su acto de crear surgen otras cosas que son creadas también, pero que no son parte de su objetivo principal. Las cosas secundarias son trozos de piedras, polvo, ruido. Las otras cosas que se crean junto a la estatua son Accidentales. También cuando esculpe sobre la estatua, se crean sobre ésta ciertas características que le son propias (peso, tamaño, etc).

La Escencia es aquello que la acción produce como cosa principal, en este caso la estatua. La escencia es aquello que una cosa es, es lo que puede definirse de algo pero que no tiene que ver directamente con la suma de elementos exteriores que le componen y que permiten describirlo.

Cuando vemos alguna cosa percibimos su realidad física como aquello que permanece. Desde el punto de vista de la realidad física, hablar de escencia y sustancia es designar una misma realidad, pero existen sutilezas que permiten diferenciarlas.

La sustancia que forma parte de algo tiene que ver más con su naturaleza física, mientras que la escencia tiene que ver más con el núcleo principal que define a la cosa, lo que le da limites dentro de nuestra intelectualidad.

Un bloque de mármol tiene la misma sustancia que la estatua de Fidias, pero las escencias del bloque y de la estatua son diferentes. Lo que define a cada uno de estos objetos en nuestro intelecto es distinto aún cuando vemos que su sustrato material es idéntico.

Si observamos la estatua de Fidias podremos apreciar ciertas caraterísticas que pueden variar sin que deje de ser una estatua. Tiene un determinado peso, un tamaño, un color, un aspecto definido. Estas características forman parte de ella y no pueden existir por separado, es decir que no pueden ser en si, sino que tienen que ser en otro.

Vemos que estas caracterísiticas tienen que tener un sustrato sobre el cual existir. A estas características que forman parte de algo, pero que no alteran su escencia, se les llama accidentes. La estatua podría tener otro aspecto, otro tamaño, otro peso y otro color, pero seguiría siendo una estatua. Su escencia seguiría siendo la misma.

Castellani dice que el accidente es un ser disminuido porque de hecho, las piedras, el polvo, el ruido, el peso, el tamaño generados en el acto de crear la estatua existen y son, pero no como parte de la obra principal de Fidias. Los accidentes que alteran la sustancia sin alterar la escencia de las cosas no pueden existir por si mismos, necesitan un sustrato que les permitan ser.

Cuando contemplamos la obra terminada de Fidias, la observamos en sus accidentes y sustancia y percibimos intelectualmente su escencia. Mediante esta observación podemos apreciar que nuestro intelecto no permanece neutral ante su presencia sino que la estatua genera una impresión en nuestra intelectualidad, obra en ella. Si la cosa observada es una cosa viva y no inerte, podremos ver que obra de una determinada manera. A la forma de obrar de las cosas que depende de su sustancia, le llamamos Naturaleza.

Por eso decimos que la natrualeza de la vid es dar uvas. Cuando vemos la escencia de las cosas podemos apreciar que la naturaleza es la forma de obrar de la sustancia, también podemos decir que es la sustancia activa o que es la escencia en cuanto obra.

No hay comentarios: